Posts etiquetados ‘smartphone’

Estamos en época de Primeras Comuniones (y si no por Navidad o en los cumpleaños) y parece que uno de los regalos estrella puede ser un Smartphone o tableta. Los niños tienen acceso a las tecnologías, a Internet, desde edades muy tempranas con su propio dispositivo.

Sin duda, las tecnologías nos aportan muchas ventajas, pero también conllevan una serie de riesgos y exigen mucha responsabilidad. ¿Están los niños preparados para tener su propio móvil o tableta a estas edades?

Yo no creo que haya una edad concreta a la que los niños deban tener acceso a las tecnologías, sino que hay una madurez y una preparación que son necesarias antes de utilizarlas. Las redes sociales, por ejemplo, son una forma de comunicación maravillosa llena de posibilidades y abierta a la creatividad, que puede ayudarnos a crecer como personas. Internet es una herramienta muy grande. No es buena o mala, pero hay que saber utilizarla.

¿Y cómo pueden los padres enseñar a sus hijos a utilizar las redes sociales si muchas veces los padres tampoco saben utilizarlas…?

Social MediaOcurre con mucha frecuencia que los hijos manejan las tecnologías, técnicamente hablando, con mucha más facilidad que sus padres. Los que ahora somos padres, no hemos crecido con las redes sociales como ocurre ahora con nuestros hijos, así que a veces nos sentimos perdidos en estos temas, pero no hay que tenerles miedo. Igual que los niños lo aprenden con gran facilidad, ya que es todo muy intuitivo, nosotros somos capaces de aprender a manejarlas. Además, siendo cierto que los niños controlan mejor la parte tecnológica, hay sin embargo cuestiones propias de nuestra experiencia, como adultos, que ellos no son capaces de ver, como ciertos riesgos que hay en la red. Como padres y tutores, debemos entender al menos la filosofía de las redes sociales para poder ayudarles y protegerles frente a los peligros que se pueden encontrar. Al fin y al cabo, las redes sociales, están formadas por personas que se comunican entre sí, y todos sabemos que entre la gente buena, puede haber también algunas malas personas. Hay riesgos que como padres debemos conocer, para poder evitar.

¿A qué tipo de riesgos nos referimos exactamente? ¿Hay realmente peligros para un niño normal que utiliza su móvil de una forma normal?

Aunque insisto en que hay mucho más de bueno que de malo en el uso de las tecnologías,  hay noticias todos los días referentes a los peligros de la red.

Hay una serie de peligros que se pueden evitar directamente desde casa, hablando con nuestros hijos, explicándoselos, poniendo ciertas normas, como son todos los casos de dependencias y adicciones, que se podrían evitar limitando el tiempo y el horario­­ de conexión.  En los niños varones, por ejemplo, se están dando casos adicciones al juego, de ludopatía.

Hay también riesgos físicos como el cibermareo y los dolores por una mala postura y un exceso de tiempo sentados frente a un ordenador o tumbados en la cama leyendo mensajes.  Para prevenirlos, bastaría con limitar nuevamente el tiempo de uso y cuidar la postura.

Se dan casos de la llamada depresión por Facebook por creer literalmente todo lo que otros publican y al compararlo con su propia vida sentirse seres inferiores. A veces los niños no son capaces de darse cuenta que en redes sociales cada uno publica solo lo mejor de sí mismo, no suele mostrar sus problemas o defectos, por eso todos parecen ser mejores y tener más que uno mismo.

Existen los riegos de crear una mala reputación online, ya que todo lo que hacemos en Internet deja una huella que queda para siempre y nos puede perseguir en el futuro. Debemos recomendarles que piensen dos veces lo que van a compartir antes de hacerlo.

Y también hay otros peligros que pueden llegar desde fuera, como el ciberacoso, la suplantación de la identidad, el phishing, los virus y el malware, el grooming que es un engaño por parte de un adulto que se hace pasar por otro menor, con extorsión y fines sexuales, el sexting, la violación de su intimidad, contenido ilegal e inapropiado que puedan encontrar navegando en la red… Incluso estos riesgos, que son muy preocupantes para nosotros y que ocurren cada día en muchos hogares, se podrían reducir muchísimo sabiendo la forma de identificarlos para evitarlos. Es responsabilidad de los padres el estar al día en la realidad que nos rodea y educar a los hijos para velar por su seguridad.

Dicho así, parece que hay muchos peligros y al pensar en ello se nos pueden quitar las ganas de dejar un Smartphone en manos de nuestros hijos. Como dije anteriormente, antes de soltarles una herramienta tan poderosa, hay que acompañarles en el uso y educarles para que sepan utilizarla correctamente. No es tan complicado en realidad. Hay que aplicar el sentido común y conocer lo que tenemos entre manos. Por eso he escrito mi libro y mi blog, para tratar de ayudar a los padres a tener claros los puntos importantes que nos toca enseñar a nuestros hijos. Es necesario que nos sintamos capaces de hacerlo y de verdad que podemos.

Ventajas de las rrssDe positivo, las nuevas tecnologías, bien utilizadas, tienen muchísimas cosas: nos permiten comunicarnos, crear nuestra propia identidad, ser más auténticos, crecer como personas, compartir conocimiento, informarnos sobre temas de nuestro interés, opinar, hablar directamente con las marcas, ejercitar la creatividad, facilitan los estudios, conocer nuevas culturas, mostrarse al mundo, aumentar su autoestima, conocer nueva música, nuevas tendencias, moda, participar en debates, crear eventos.

Además, según varios estudios, el 65% de los niños que actualmente están en edad escolar, trabajarán en profesiones que aún no han sido inventadas, relacionadas con las tecnologías, así que aprender a utilizarlas correctamente, es importante para ellos (no solo para jugar o hablar con los amigos).  Pero insisto, antes de utilizarlas por su propia cuenta, debemos acompañarles en el uso, enseñarles a hacerlo bien sacando el máximo partido y a evitar todos los peligros.

SelfieLa atracción que tienen pasa a ser una necesidad. El ser humano es social e interpersonal, necesita darse a los demás para poder crecer. ¿Recuerdas cómo tu hijo pequeño te mostraba sus hazañas una y otra vez buscando tu aprobación? Para crecer no nos basta con aceptarnos a nosotros mismos, necesitamos comprobar que los demás, las personas que nos importan, también aprueban lo que hacemos. Necesitamos mostrarnos y compartir nuestras ideas y opiniones. Esto es algo que hoy en día se hace a través de las redes sociales. Por eso para nuestros hijos son tan importantes, especialmente en la adolescencia, cuando descubren su propio ego.

¿Qué podemos hacer entonces para educar en el buen uso de las redes sociales?

En otras ocasiones he hablado del libro que he escrito como un conjunto de consejos concretos para que cualquier padre, madre, o educador, pueda conocer la herramienta que ponemos en manos de nuestros hijos y hacerlo de forma segura. Además he intentado que sea muy fácil y rápido de leer, para que no nos dé pereza, que bastante tenemos ya con conciliar trabajo y vida familiar.

Creo que es importante tener en cuenta tres pilares:

La educación de los valores universales, adaptados a la realidad digital.

Conocer las ventajas y los riesgos de las redes sociales y la forma de evitarlos.

Informarse de las distintas medidas de seguridad que conviene tener en cuenta según el tipo de red social en que se mueve tu hijo.

También recomiendo en otro artículo un listado de páginas web y blogs de interés, incluido el mío en el que voy publicando artículos para ayudar a los padres menos iniciados, desde el punto de vista tecnológico.

¿Pero entonces cuándo y cómo empiezan a utilizar los niños las redes sociales?

Legalmente pueden utilizarlas a los 13 ó 14 años, pero yo recomiendo que antes de eso, utilicen un perfil creado por uno de vosotros, los padres y acompañados por vosotros, para que vayan aprendiendo cómo hacerlo. Si no juzgáis a sus amigos (pero juzgáis hechos, posturas, actos, para enseñarles la manera de hacerlo bien), no os entrometéis en su “parcela de privacidad” y os interesáis por lo que les ocurre también en esta faceta de su vida, normalmente vuestro hijo no tendrá problemas en compartir su perfil, al menos hasta los 14 años que legalmente pueda ser suyo. Tampoco se trata de adelantarse a sus inquietudes. Si el niño no está interesado en las redes sociales, no deberíamos adelantarnos ni forzar la situación.

En esta entrevista que me hicieron en esRadio, lo explico en vivo:

 

Si te ha gustado esta información, te invito a compartirla porque a alguien más le puede venir bien.

Entre todos podemos hacer una Red más segura y mejor.

Images Designed by Freepik

Anuncios