Posts etiquetados ‘criterio’

Papá educa a tu hija!A menudo me encuentro con padres y madres atemorizados porque sus hijos quieren hacer uso de las redes sociales y ni quieren prohibir, ni saben cómo ayudarles a hacerlo bien. Creo que los padres o educadores, no hemos terminado de entender que las redes sociales son personas. La tecnología aporta una nueva forma de comunicarnos, pero los protagonistas de esa comunicación siguen siendo personas: buenas, malas, regulares… Como adultos, gracias a la experiencia de nuestros años de vida, sabemos mucho más de redes sociales que nuestros hijos.

Aparte de los protagonistas de la comunicación existen otras dos facetas en esta forma de comunicarnos, cuya filosofía sigue siendo la de intercambiar información, conocimientos, ocio,…

La faceta más técnica, la de manejarnos por las diferentes pantallas y opciones, es la que nos da más miedo, o pereza, pero es porque tampoco nos hemos parado a pensar que si somos capaces de manejar un Smartphone, o de comunicarnos por Whatsapp, somos perfectamente capaces de hacer lo mismo en cualquier red social. El uso es siempre muy intuitivo y si bien es verdad que nos cuesta más que a las nuevas generaciones, creo que cualquiera puede llegar a entenderlo, al menos a “nivel usuario”. (Si alguien tiene dudas sobre cómo empezar de cero a crear un perfil de usuario, puede ver cómo hacerlo en Facebook, aquí). Sí que es verdad que conviene ser capaces de configurar adecuadamente la privacidad de cada perfil que tengamos, y debemos ayudar a nuestros hijos a configurar el suyo, porque es uno de los puntos más vulnerables de su faceta digital. Si hay dudas, en un post anterior expliqué cómo configurar la privacidad en Facebook (porque en el resto de redes sociales se hace de forma muy similar) y en otro, cómo configurarla en WhatsApp.

Y la faceta que necesitamos aprender, sí o sí, es la que implica la forma y las maneras de uso: Quién utiliza las redes sociales, cómo se utiliza cada una y para qué. Qué riesgos existen por un mal uso de las redes sociales (normalmente por el abuso) y cómo podemos evitarlos. Qué peligros pueden venir desde el exterior y cómo detectarlos para proteger a nuestros hijos y a nuestra familia. No es difícil aprender estas cosas y además existen infinitas fuentes de información en Internet al respecto. Pinchando aquí podéis encontrar algunas fuentes recomendadas.

En definitiva, el buen uso de las redes sociales se podría resumir en sentido común y en principio, eso es algo que los padres deberían tener más desarrollado que sus hijos. Hace falta un poco de aprendizaje, que es parte además de la cultura general que todos debemos tener, pero no podemos tenerle miedo. ¡La educación de los hijos es nuestra responsabilidad! Convéncete: tú sabes más de redes sociales que tus hijos.

Por si no lo habíais leído, os recomiendo mi artículo titulado “Consejos de madre para un buen comportamiento en el uso de las tecnologías

Os dejo también una entrevista que me hicieron para Aula Abierta (suplemente del diario Expansión), el pasado 23 de junio, en la que hablaba sobre este tema.

Artículo en Expansión

Ya sabes que abajo puedes añadir tus comentarios y compartir libremente este artículo, si te ha resultado interesante.

Anuncios

Grupos de WhatsappYa hemos hablado de las debilidades de WhatsApp, de su configuración de la privacidad, y de las buenas maneras de uso, pero nos hemos guardado para el final el tema más conflictivo: los grupos de WhatsApp.

Crear un grupo de WhatsApp es muy fácil, solo tienes que ir a las opciones y seleccionar “Nuevo grupo”. Eliges el nombre, pones si quieres un icono y seleccionas a las personas que quieres agregar desde tu lista de contactos. Quien crea el grupo tiene el rol de administrador y será el único que pueda añadir componentes, o eliminarlos por voluntad propia. Cada uno de los integrantes del grupo, puede salir del mismo, si no quiere participar, y puede eliminarlo para que no aparezca en su historial de WhatsApp del teléfono. Además, cada uno de los integrantes, puede ver el contacto del resto de personas que forman el grupo y comunicarse con ellas de forma individual.

saturación de mensajesLo que ya no es tan fácil, porque no nos hemos acostumbrado a hacerlo así, es poner unas normas para el uso de cada grupo. Lo ideal, sería tener claros algunos puntos desde el principio, para evitar conflictos y saturaciones. Los adultos tenemos que acostumbrarnos a hacerlo, aunque sea de forma tácita y ser un buen ejemplo para nuestros hijos. Estos son algunos ejemplos de normas de grupo:

  • Horario: Lo utilizaremos de 8:00h a 23:00h. Para urgencias hay otras vías.
  • Contenido: Hablaremos de asuntos relacionados con la actividad extraescolar de hockey o de interés común de todo el grupo (indicar un tema limita el abuso del grupo, por ejemplo con fines comerciales de alguno de los integrantes). No se permiten las críticas ni ataques directos a ninguno de los niños del equipo ni al entrenador (este tipo de actitudes, que se dan mucho en los grupos de padres-madres de los colegios, son muy negativas. Los problemas personales, se resuelven mejor con profesor o entrenador directamente). Dado que los niños pueden leer el contenido, nos abstendremos de imágenes o chistes subidos de tono. (Cuidar las sensibilidades es importante)
  • Política: Si ya no tienes a tu hijo en el equipo, deberías abandonar el grupo. Mantener la intimidad del propio grupo, es responsabilidad de todos los integrantes.
  • Formas: Si alguien hace una pregunta tipo “¿alguien ha encontrado el calcetín de mi hijo?” y no lo tienes tú, no es necesario responder. Que responda solo quien lo encuentre. Esto que parece una tontería, evita muchos mensajes innecesarios, que llenan la memoria de nuestros móviles.
  • Adjuntos: Podemos enviar vídeos y fotos de los partidos, pero quedarán para uso particular de los participantes del grupo. La ley de protección de datos debe respetarse también por los padres de los compañeros.

Otras cosas interesantes que conviene saber de los grupos, son:

En los grupos de niños de una clase, si se comete bullying a algún alumno, por parte de los compañeros, el colegio debe demostrar que no pudo hacer nada por evitarlo (aquí no se presume inocencia). De la misma forma, los compañeros que aun no siendo los autores del acoso, no sean proactivos para evitarlo, pasan a ser cómplices, así que los niños deben tomarse muy en serio la tarea de frenar el acoso escolar, puesto que puede haber consecuencias legales.

Integrantes de grupo WhatsappExiste la posibilidad de cambiar o eliminar administradores de un grupo en WhatsApp (Nos lo cuenta aquí Genbeta).

Los padres utilizamos el grupo de WhatsApp de la clase, muchas veces de mala manera, así que tenemos que intentar hacerlo mejor. Una de las cosas que estamos haciendo peor, es funcionar como una agenda para los deberes de nuestros hijos, con lo cual estamos impidiendo que crezcan en la responsabilidad, que es lo que tienen que aprender, por encima de las matemáticas o las ciencias. Es preferible una mala nota una vez, por olvidarse de apuntar los deberes, que toda una vida olvidándose las cosas por no saber manejar su agenda.

Otro detalle interesante, es que podemos silenciar los grupos de WhatsApp, para que aun estando el teléfono con el volumen de audio encendido, no recibamos notificaciones cada vez que llega un nuevo comentario. Hacer esto es muy sencillo, pero si necesitas ayuda, puedes seguir estas instrucciones.

¿Te ha ayudado este artículo? Te invitamos a compartirlo, incluso en tus grupos ;-).

Si quieres dejar tus comentarios, puedes hacerlo a continuación.

Buenas maneras en WhatsAppComo hemos visto en los artículos anteriores sobre WhatsApp referidos a sus debilidades y a la configuración de la privacidad, esta aplicación de mensajería, o red social, tiene muchas ventajas pero también algunos “puntos flacos” que conviene conocer. Más allá de la tecnología en sí de WhatsApp, existen también algunos detalles que pueden hacer que lo utilicemos mejor o peor y que no está de más recordar, para que sea más fácil educar a nuestros hijos en su buen uso, mejorando nosotros también con nuestro buen ejemplo. A continuación voy a mencionar los puntos que creo más interesante recordarles:

  • Todo lo que se sube a la nube, a Internet, incluido lo que se escribe o envía por WhatsApp, deja de ser propiedad exclusiva nuestra. Deja una huella y un rastro y puede salir a la luz en cualquier momento. Si hay algo que no deba ser de dominio público, es mejor no enviarlo por este medio. Lo escrito, escrito queda.
  • En los niños las discusiones son normales, incluso por escrito, pero deben tener cuidado de no ofender con sus palabras, no reenviar y alimentar bulos, y no ser autores ni cómplices de ciberacoso a sus compañeros o profesores (lo que además podría acarrear consecuencias legales).
  • Conviene ser muy cuidadosos con su intimidad y las fotos que envían, para evitar el sexting (coacción por parte de una expareja que utiliza conversaciones, fotografías o vídeos íntimos, o eróticos, para ridiculizar o extorsionar a la otra parte).
  • Deben respetar y hacer respetar su privacidad y la de sus amigos, no compartiendo tampoco sus datos personales.
  • También deben respetar la propiedad del WhatsApp de cada uno: cada persona tiene su cuenta y es personal. “Aunque quieras mucho a tu novio, él no tiene derecho a controlar tus mensajes (y viceversa), porque entre otras cosas, no son solos tuyos: si hay comunicación, al menos hay dos partes implicadas.”
  • Es bueno respetar unos horarios en el uso de la mensajería. Igual que no llamarías a casa de tu amigo a las 23:00h, tampoco deberías enviarle mensajes fuera de un horario lógico.

enganchado-al-movil

  • WhatsApp es un sistema de mensajería instantánea, pero eso no significa que nadie tenga la obligación de leer y responder de forma inmediata. Para las urgencias hay otras vías, como el teléfono. Incluso el doble check azul puede estar equivocado o la hora de la última conexión puede haberse manipulado (aquí hay un ejemplo de cómo hacerlo). Y tampoco nos fiemos de la configuración de seguridad cuando ocultamos nuestra hora de última conexión, porque también hay formas de descubrirla, como nos cuenta Hijos Digitales en este otro artículo. Es mejor que nos acostumbremos a respetar la libertad de los demás para responder o no, y elegir su mejor momento.
  • No conviene enfadarse en exceso por un mensaje cuyo contenido puede no tener sentido. Hay que pensar primero si quizás ha sido un malentendido provocado por la falta de una coma, de un emoticono, o de una mala forma de expresarse. Ante la duda, los conflictos se resuelven mejor cara a cara, o incluso por teléfono.
  • A veces recibimos un mensaje de algún número desconocido, que nos induce a pinchar en un enlace o nos pide llamar a un número. Normalmente este tipo de mensajes incluyen algún tipo de virus o malware, así que lo mejor es eliminarlos directamente, sin pinchar en el link ni responder al teléfono.
  • Cuando enviamos nuestra posición utilizando el servicio de localización del móvil, conviene tener en cuenta que a veces no es excesivamente preciso y analizar la conveniencia de ofrecer nuestra geolocalización a través de este medio, que no destaca precisamente por su privacidad y seguridad.
  • El uso de grupos de WhatsApp, es muy útil pero lo correcto es que se utilicen siguiendo unas normas básicas de funcionamiento, como explico en este artículo.
  • WhatsApp está en funcionamiento 24 horas al día, los 365 días del año, pero eso no significa que nosotros tengamos que estar pendientes de él cada instante de nuestra vida. Si estás reunido con tus amigos, jugando, haciendo deporte, comiendo…, tus mensajes pueden esperar, no desaparecen. Se merece por lo menos el mismo respeto la persona que está contigo en cada momento, que tu amigo que te envía un mensaje. Cada actividad requiere de tu concentración y dedicación. Cuando hacemos muchas cosas al mismo tiempo, normalmente no hacemos ninguna del todo bien. Hay que saber disfrutar de todas nuestras actividades, a tope, cada una en su momento.

emoticonosComo sabéis, para escribir los mensajes, se puede utilizar el teclado, el texto predictivo (que a veces juega malas pasadas), el corrector ortográfico (que ayuda bastante), el dictado por voz (para que escriba por ti) y los emoticonos (que complementan mucho el tono en que se envía un mensaje). Además, hay expresiones muy comunes en todas las redes sociales, que facilitan el entendimiento y que nuestros hijos conocen mejor que nosotros. Podéis ver muchos ejemplos aquí.

Os invitamos a leer también el siguiente artículo sobre los grupos de WhatsApp.

¿Te ha ayudado este artículo? Te invitamos a compartirlo (este no es privado).

Si quieres dejar tus comentarios, puedes hacerlo a continuación.

Muchas veces me han hecho la pregunta: ¿Puedo quedarme tranquilo cuando mi hijo utiliza el Smartphone o tableta, con el control parental bien configurado?

Niños con dispositivoLa respuesta no es tan sencilla. En primer lugar debemos ser conscientes de que ningún sistema de control parental es 100% seguro, aunque cada vez son más precisos. En segundo lugar, estos sistemas son más eficaces cuando hablamos de niños de corta edad ya que van a evitar que se encuentren con contenido no deseado, que no estaban buscando. En el caso de los niños que ya son capaces de controlar técnicamente una aplicación, probablemente a partir de los 9 ó 10 años, si ellos quieren saltarse el control parental, lo harán. Además, es fácil que tengan acceso a los dispositivos de otro compañero, un vecino o algún familiar. Su seguridad dependerá sobre todo de haber educado previamente su mirada crítica, para que no busquen páginas con contenido no apropiado. Aun así, las herramientas de control parental seguirán siendo útiles para controlar el tiempo y horario de conexión, o tener un historial de las páginas visitadas. Mi respuesta entonces sería que las herramientas de control parental indudablemente nos ayudan, pero el control parental lo tenemos que realizar realmente los padres.

Las herramientas de control parental cumplen dos funciones:

Monitorización:

  • Llevar a cabo un registro de las páginas visitadas y tiempo de permanencia en ellas (nos permite crear “listas blancas” y “listas negras” para restringir además el acceso).
  • Controlar el tiempo y horario que el niño puede tener activo el dispositivo, incluso diferenciando para cada día de la semana.
  • Reinicio de la aplicación de control parental, para evitar que el niño, accidentalmente, pueda salir de la misma.
  • Localizar mediante GPS el dispositivo.
  • Muchas realizan informes de actividad que se envían por mail al adulto responsable, para que pueda supervisar el uso que el menor está haciendo de su dispositivo.
  • Algunas permiten controlar de forma remota el dispositivo del niño, desde el ordenador del tutor.

Filtro de contenidos:

  • Filtro de protecciónBloquear el acceso a determinadas carpetas del dispositivo, por ejemplo con información de sus padres. De esta forma por un lado evitaremos que modifiquen o eliminen información importante y por otro lado, podremos tener información privada.
  • Bloquear el acceso a páginas web, juegos o aplicaciones que hayamos determinado por considerar de contenido inapropiado, bien porque su dirección de url contiene un patrón, porque las hayamos especificado, o porque el propio contenido de la página web incluya determinadas palabras.
  • Pueden impedir el uso de chats o de redes sociales.
  • Impedir actividades o aplicaciones que impliquen un desembolso económico.

SW de control parentalMuchos dispositivos, incluyen ya de fábrica un software de control parental. Los padres deberíamos prestar atención a las opciones que queremos configurar y poner las contraseñas necesarias, para sacar el máximo provecho dependiendo de la edad de nuestro hijo. Incluso, permiten normalmente crear diferentes usuarios del dispositivo, con diferentes configuraciones y restricciones (por ejemplo para varios hermanos de diferentes edades).

Por otro lado, existen sistemas de control parental gratuitos, como Qustodio (para todo tipo de dispositivos), Screen Time (de momento sólo para Android),  Kidbox (para Windows), Norton Online Family (para todos los dispositivos) y otros muchos. El Programa para una Internet más Segura (SIP) de la Comisión Europea realizó una evaluación comparativa de las herramientas de control parental para la protección de niños online (“Benchmarking of parental control tools for the online protection of children – SIP-Bench III”) y ofrece en su página las mejores opciones conforme a las características deseadas por los padres. Pueden consultarse aquí en todos los idiomas oficiales de la Comunidad Europea.

Educar el criterioComo conclusión, me gustaría recalcar, que los sistemas de control parental están muy bien, especialmente para niños pequeños, pero que no pueden en ningún caso suplantar el control de los padres, que no debe ser un “espionaje” a sus hijos, sino como hemos dicho en otras ocasiones, un acompañamiento y una buena educación del sentido crítico de nuestros hijos.

¿Resuelve este artículo todas tus dudas? ¿Quieres añadir alguna información o experiencia? Puedes hacerlo a continuación.

Y si te ha gustado, ¡compártelo! Puede que otras personas te lo agradezcan.

Nota: Imágenes propiedad de http://www.freepik.com

Configurar la privacidadComo hemos comentado anteriormente, el éxito de Whatsapp no radica precisamente en su seguridad. Tiene la gran ventaja de ser una herramienta de comunicación muy sencilla de utilizar que de forma gratuita (por menos de 1€ al año a cambio de no incluir publicidad) nos permite intercambiar información de todo tipo: estado, imágenes, vídeo, audio, texto, enlaces,…, con independencia de tener o no el mismo sistema operativo en el teléfono de todos nuestros contactos. Aunque no puede garantizar la privacidad de la información que intercambiamos, sí que nos permite configurar una serie de valores que deberíamos tener en cuenta, especialmente si son nuestros hijos quienes utilizan el teléfono.

¿Cómo podemos acceder a los ajustes de Privacidad?

En Android: pulsamos el botón de Menú y luego en Ajustes > Info de Cuenta > Privacidad.

En iOS: en la barra inferior de la aplicación, pulsamos el botón Ajustes > Cuenta > Privacidad.

En Windows Phone: en la zona inferior de la interfaz pulsamos el botón de los tres puntos, y luego vamos a Configuración > Cuenta > Privacidad.

Ajustes de privacidad

A partir de aquí, la configuración es igual para cualquier teléfono:

Opciones de privacidadPodemos seleccionar quién verá la hora de la última vez que me he conectado: Nadie, Mis contactos (los que tengo grabados en la agenda del teléfono) o Todos. Al ocultar la hora de la última conexión, se evitan exigencias de respuesta por parte de los demás, pero si lo hacemos, tampoco podremos ver la última hora de conexión de nuestros contactos. Ocultarlo (seleccionando “Nadie”) es útil, especialmente en el caso de los adolescentes, para evitar la ansiedad que inconscientemente nos causa saber que nuestro amigo ha podido ver nuestro mensaje y aún no ha respondido.

Ahora, a partir de la actualización de Whatsapp versión 2.11.473 también se puede desactivar el doble check azul que indica que el receptor ha leído el mensaje. La opción de “Confirmación de lectura” aparece en esta misma pantalla.

Podemos decidir a quién se mostrará nuestra foto de perfil: Todos, Mis contactos o Nadie. En este caso, si la foto es personal, podemos decidir que sólo la vean nuestros amigos. Si ponemos “Todos”, cualquier persona que tenga nuestro número de móvil, podrá verla.

De la misma manera, podemos decidir a quién damos permisos para leer la frase de nuestro Estado, con las mismas opciones de antes.

Por último, en esta pantalla, podemos bloquear algún número del cual no queremos bajo ningún concepto recibir mensajes. Por ejemplo en casos de acoso, podemos bloquear al acosador.

Otra opción relacionada con la privacidad y la seguridad que podemos configurar, es la descarga automática de archivos multimedia. Si no lo modificamos, por defecto, Whatsapp descargará automáticamente a las carpetas de la galería de nuestro Smartphone, todos los archivos de imagen, vídeo y audio que reciba. Unos nada más recibirlos y otros cuando dispongamos de wifi.

Si compartimos el dispositivo con nuestros hijos pequeños y además podemos recibir archivos con “contenido sensible”, quizás convenga desactivar la descarga automática ara evitar que sean los niños quienes se encuentren con imágenes o vídeos no recomendables para su edad. Siempre existirá la opción de guardar manualmente cualquier archivo que nos interese, pero no lo hará de forma automática. Desactivar la descarga automática tiene además la ventaja de velar por el espacio ocupado en la memoria de los teléfonos.

 Ajustes almacenamiento

Si decidimos mantener la descarga automática activada, podemos decidir en qué momento se realizará la descarga de cada una de las opciones: vídeo, audio o imagen.

Opciones de descargaPara liberar espacio en la memoria del móvil, en este caso siempre podemos de forma manual ir borrando los archivos innecesarios de las carpetas que crea Whatsapp en la galería de imágenes del Smartphone.

Una vez optimizadas las opciones de seguridad, debemos tener en cuenta que la mejor seguridad somos nosotros mismos. Debemos recordar que la privacidad no es absoluta, así que no conviene enviar datos privados ni imágenes íntimas por este medio, como ya explicábamos en el artículo sobre las debilidades de Whatsapp.

Y si te interesa saber más sobre el buen uso de Whatsapp, espera a leer nuestra próxima publicación sobre las buenas maneras en esta aplicación.

¿Te ha ayudado este artículo? Te invitamos a compartirlo (este no es privado).

Si quieres dejar tus comentarios, puedes hacerlo a continuación.

EducarMi consejo es que primero tengas una idea clara de cuáles son las características de las redes sociales, sus ventajas y sus riesgos. Casi todos los peligros son evitables si ponemos atención y una buena educación del criterio de los niños, así que no hay que ser fatalistas sino positivos. En mi libro he tratado de sintetizar los puntos que creo que es importante tener en cuenta para poder ayudar a nuestros niños, pero hay mucha información en la web de dónde extraer artículos, estadísticas, gráficos, vídeos…

A continuación enumero algunos recursos que yo misma he utilizado para escribir el libro y que creo pueden ser muy interesantes. Cada día hay nuevas páginas dedicadas a estos temas, las redes sociales evolucionan, aparecen nuevas formas de uso, nuevas noticias y nuevas publicaciones, así que no encontrareis todo lo que hay, pero es una buena forma de empezar:

www.inteco.es (ahora  www.incibe.es)

Instituto Nacional de las Tecnologías de la Información (Ahora Instituto de la Ciberseguridad) – “Estudio sobre seguridad y privacidad en el uso de los servicios móviles por los menores españoles” de mayo de 2010. – Esta página trata temas de ciberseguridad en general, para particulares y empresas. No es específica sobre menores, pero presentan informe y estudios interesantes.

Guías S.O.S de OSIwww.osi.es/proteccion-de-menores

Oficina de Seguridad del Internauta – En esta página se presenta la información práctica de manera muy clara, gráfica y sencilla. Además son muy recomendables las guías S.O.S. contra el Cyberacoso y contra el Grooming . para padres y educadores que deberíamos dar a conocer a los niños.

http://www.protegeles.com/recursos.asp

protegeles.comAsociación sin ánimo de lucro que nace como organización de protección de la infancia en el año 2002. En la actualidad es la entidad responsable del CENTRO DE SEGURIDAD EN INTERNET para los menores en España, integrado en el Safer Internet Programme dependiente de la COMISIÓN EUROPEA. – Muy recomendable por la cantidad de recursos que ofrece para padres, educadores y menores. Tiene además una línea de denuncias y colabora con la Guardia Civil y Policía.

chaval.eswww.chaval.es

Muy recomendable su seguimiento. Diversos artículos de su blog dirigidos a padres, educadores y niños, para un uso seguro de Internet, en un lenguaje muy cercano. Recursos para niños de todas las edades.

@policia y www.policia.es

Recomiendo seguir las publicaciones en Twitter y en su página web.

www.gdt.guardiacivil.es

Recomendaciones de seguridad en Twitter y en su web.

http://www.mindyourgroup.com/descargas/guiaprivacidadmovil.pdf

“Guía de Privacidad en el Móvil” (sin fecha)

www.ehu.es

Informe de la Universidad del País Vasco “EU Kids Online para España” de 2011

Infografía creada por Belén Picaza en eldiario.es con datos obtenidos del INE sobre el “Uso de las tecnologías de la información por menores”.

www.janellburleyhofmann.com

Blog sobre el uso responsable de las nuevas tecnologías. Su artículo más conocido aparece traducido en www.abc.es/familia-padres-hijos/20140110/abci-contrato-madre-iphone-201401091035.html

www.internet-grooming.net

“Decálogo contra el Grooming”

Pantallas Amigas

www.pantallasamigas.net

Iniciativa que tiene como misión la promoción del uso seguro y saludable de las nuevas tecnologías y el fomento de la ciudadanía digital responsable en la infancia y la adolescencia. Presentan artículos muy interesantes y tienen material y recursos para centros educativos y particulares.

www.pegi-online.net

Pan European Game Information  – Código PEGI de clasificación de los videojuegos. Información imprescindible si queremos que nuestros hijos jueguen de forma segura.

http://kidsandteensonline.com/

Blog Kids and Teens Online, de Guillermo Cánovas, fundador de Protégeles.com. Muy recomendables sus artículos por ser un gran conocedor de las TICs preocupado por la seguridad de los menores y dedicado a velar por ella.

http://elblogdeangelucho.com

Ciberconsejos sobre seguridad en la Red, estafas, peligros, modos de actuar. Su editor, Ángel-Pablo Avilés, perteneciente al Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil, no se cansa de repetir y demostrar que en Internet “Nosotros somos nuestra mayor vulnerabilidad, pero también somos nuestro mejor antivirus”

Por último, pero no menos importante, a través de nuestras redes sociales: Blog, Facebook, Twitter

Espero que en estas páginas y siguiendo este blog, podáis encontrar todo lo necesario para ayudar a vuestros menores, pero si se os ocurre alguna otra cosa, no dudéis en preguntar, añadir o comentar a continuación!

Algunas veces vemos en nuestro muro de Facebook vídeos compartidos por alguno de nuestros amigos, con titulares muy atractivos, que pican nuestra curiosidad, pero que se repiten una y otra vez y nos inundan el muro de notificaciones. Cuando intentas abrir uno de estos vídeos, normalmente aparece una pantalla en la que te pide que otorgues una serie de permisos a la aplicación X para poder visualizarlo. Como la curiosidad ya te ha picado (a veces por lo apetecible del titular, otras por la poca coherencia entre titular y remitente), aceptas rápidamente las condiciones y llegas finalmente al contenido, que puede ser o no, tan apetecible como esperabas, pero eso ya da igual…, una vez que has autorizado a la aplicación X a publicar en tu nombre, aunque no seas consciente de ello, estarás enviando a tus contactos dos, cuatro o siete vídeos similares cada día, en repetidas ocasiones…

¿Cómo podemos evitar que esto ocurra?

 En primer lugar, hay algunos datos que suelen ser comunes a este tipo de vídeos, así que conviene identificarlos:

  • En la cabecera, bajo el nombre de tu amigo, aparecerá el nombre de la aplicación que realmente lo está enviando. Las que más veces he visto aparecer son “Wannagooo Play!”, “”Plunkly” y “Viralama”.
  • El titular es muy llamativo e intrigante (utilizan mucho nuestra sensibilidad).
  • A veces destacan en rojo algún elemento, para llamar más nuestra atención.
  • Te piden que hagas click para ver el vídeo.

Vídeo Llamativo

Una vez que hacemos click, se abre una nueva página que nos hace aún más apetecible visualizar el vídeo, ya que nos cuenta la cantidad de personas que lo están viendo  cómo es uno de los favoritos. Te crean la sensación de que si no lo ves, vas a ser el único despistado que no se entera de nada.

LandingPage Vídeo

Si intentas reproducir el vídeo, la aplicación intentará que actualices algún programa de tu ordenador (para meter el maleware) o te pedirá una serie de permisos, entre los cuales está el de publicar en tu nombre y ver tu lista de amigos. Como en ese punto las ganas de ver el vídeo ya son muy fuertes, aceptas cualquier condición, como hacemos casi siempre, prácticamente sin leerlas ni pararnos a pensar en el significado.

Finalmente podrás ver el vídeo, pero tus amigos empezarán a recibir uno detrás de otro, todos los de su colección, desde tu perfil, con tu nombre como remitente, sin que ni tú mismo seas a veces consciente de ello. Aquí puedes ver una lista con unos cuantos vídeos de “la saga”:

Varios vídeos reclamo

En otros casos, como Vilarama, cuando intentes ver el vídeo se abrirán nuevas pestañas con publicidad en tu navegador, que no son necesariamente dañinas, pero tampoco son lo que tú querías ver.

¿Cómo podemos solucionarlo?

Si ya hemos caído en la trampa, podemos solucionarlo. Abrimos el menú principal de nuestro perfil (triángulo invertido, arriba a la derecha) y seleccionamos “Configuración”. (Si no recuerdas cómo entrar en la pestaña de configuración, te recomiendo empezar desde cero aquí)

En este menú, vamos a “Aplicaciones” y tendremos una lista de todas aquellas aplicaciones a las que hemos autorizado en algún momento para obtener nuestros datos, publicar en nuestro nombre, etc.

Si vemos en la lista alguna aplicación que no conocemos, yo recomiendo preguntar a Google qué es y si no estamos conformes, eliminarla de la lista. En cada una de las aplicaciones, pinchando sobre el icono, podemos modificar los permisos y la visibilidad que queremos darle.

Configurar Aplicaciones

Como ves, la solución no es complicada, pero la verdad es que la precaución y la prevención son el método más eficaz de evitar virus y malware que pueden infectar nuestro ordenador, tableta o dispositivo móvil.

¿Necesitas saber algo más? ¿Te ha resultado útil esta información? Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo, o puedes compartir este artículo si te parece interesante.

Todos podemos percibir que estamos viviendo una época de grandes cambios. Lo que ya se denomina como la “Era Digital”, la “Era de la Comunicación” o la “Era del Conocimiento” está provocando grandes cambios en la forma de interactuar con el mundo, con la sociedad, nuevas formas de aprender de comunicarnos, de comprar, de trabajar, de crear… Podemos tomar una actitud de rechazo al cambio, o podemos tomar las riendas, descubrir todas las ventajas y sacar el máximo provecho de ellas. Las “Nuevas Tecnologías” no son algo del futuro, son nuestro presente y ser capaces de entenderlas y tener el criterio suficiente para utilizarlas adecuadamente se hace imprescindible.

 

Este blog, junto con mi libro “#Socorro! ¿Qué hace mi hijo en las redes sociales?” tratan de exponer unas reflexiones sobre la forma en que los padres y educadores, nacidos en una “época analógica” completamente diferente, podemos ayudar a nuestros hijos a tener ese criterio, a sacar el máximo partido a las nuevas tecnologías y a hacer un buen uso de las mismas, evitando los riesgos que también existen y preocupándonos ante todo por su seguridad física, psíquica y moral. Libro

 

Según varios estudios, alrededor del 65% de nuestros hijos que actualmente están en edad escolar, trabajará en una profesión que aún no está inventada, relacionada con las nuevas tecnologías. Muchos serán los que inventarán las nuevas aplicaciones y redes sociales del futuro. Es tan importante educarles en el buen uso de las redes sociales, por ejemplo, como enseñarles química o física. La nueva Ley de Educación ya incluye las Competencias Digitales que se podrían resumir en el concepto de educar el criterio para ser capaces de manejar la casi infinita cantidad de información que podemos encontrar en Internet. Desde casa, desde la familia, los padres tenemos también la necesidad de entender algunos conceptos, para poder guiar a nuestros hijos, que aunque controlan mejor la parte técnica, necesitan ayuda para formar su sentido común, para descubrir los valores y hacerse responsables. Como dijo Spiderman: “todo gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y las nuevas tecnologías nos otorgan un gran poder.

 

¡No es tan difícil! ¡No podemos dejarnos vencer por la pereza! Nosotros, “padres del siglo pasado” podemos y debemos ayudar a nuestros hijos. Ellos lo necesitan y además, lo merecen. Es nuestra obligación el tratar de entender al menos la filosofía de las redes sociales y de las nuevas tecnologías, para que nuestros hijos tengan en nosotros el apoyo que necesitan y el sentido común que nos otorga la experiencia de vida.

Os animo desde aquí a participar en el blog, a aportar nuevas ideas sobre artículos de interés, a consultar, a comentar, a debatir. Siempre que impere la buena educación y las críticas sean constructivas, serán bien recibidas.